Ambientador Pulverizador Lavanda 100 ml

5.80 IVA Incluido

Destaca por sus notas agrestes, enriquecida con expansivos matices aromáticos frescos. El aroma de Lavanda resulta tranquilizante y relajante en cualquier espacio.

Añadir a la lista de deseos
Categoría:

Destaca por sus notas agrestes, enriquecida con expansivos matices aromáticos frescos. El aroma de Lavanda resulta tranquilizante y relajante en cualquier espacio.

Este ambientador Pulverizador de la Colección Mármol, tiene 100 ml y es un cómodo Spray para rociar de aroma cualquier estancia, sábanas y almohadas, toallas etc.
Esta fragancia clásica se inspira en las flores frescas de la mañana, las más aromáticas de la Provenza. Su nombre viene del latín ‘lavar’ pues en su origen, la lavanda se utilizaba en los baños como si fuera un jabón. Su aroma clásico y campestre siempre agrada, y resulta muy sencillo, campestre y familiar.
En aromaterapia, el aroma de Lavanda resulta tranquilizante y relajante. Su efecto ansiolítico reduce los niveles de ansiedad, la inquietud y los cuadros relacionados con el estrés. Ayuda a relajar los nervios, a conciliar el sueño y a dormir bien.
En cualquier espacio, este aroma crea ambientes que transportan al clásico aroma provenzal y agreste de los campos de Lavanda fresca. Transmite en los espacios una sensación de tradición, pureza, limpieza y bienestar. También puede ayudar a descongestionar el sistema respiratorio, ya que humedece espacios en los que el ambiente es seco.

Modo de empleo:

Pulverizar en las esquinas superiores de las estancias para potenciar su efecto. Evitar rociar sobre tejidos y mobiliario.

Características:

La lavanda tiene un aroma floral, herbal y provenzal que destaca por sus notas agrestes, enriquecidas con expansivos matices aromáticos frescos y en segundo plano notas anisadas y balsámicas. Su intensidad es de 3 puntos sobre 5. Sus notas olfativas son: SALIDA: Lavandino, espliego y lavanda; CORAZÓN: Rosa y jazmín; FONDO: Vainilla y haba tonka.

Precauciones:

Mantener fuera del alcance de los niños; No ingerir el producto ni acercarlo a ojos, nariz y boca; No enfocar el pulverizador a fuentes de calor, llamas, ni similares, ya que el contenido es inflamable; Reciclar la botella en el contenedor del cristal; Reciclar el tapón en el contenedor de plástico/aluminio.